Ergonomía cognitiva: rendimiento, bienestar y aplicaciones en el entorno laboral

La ergonomía cognitiva es una disciplina que se ocupa de diseñar entornos de trabajo, tareas y sistemas que se adapten al funcionamiento de las capacidades mentales de las personas, con el fin de mejorar su bienestar y su rendimiento. En este artículo, vamos a explicar algunos aspectos fundamentales de la ergonomía cognitiva, como su definición, sus principales autores, sus líneas de investigación y sus métodos de evaluación.

¿Qué es la ergonomía cognitiva?

Según la Asociación Internacional de Ergonomía (IEA), la ergonomía cognitiva «se ocupa de los procesos mentales, tales como la percepción, la memoria, el razonamiento y la respuesta motora, que afectan a las interacciones entre los seres humanos y otros elementos de un sistema». La ergonomía cognitiva aplica los conocimientos de la psicología básica al diseño de interfaces, dispositivos, vehículos y otros sistemas que requieren el uso de habilidades cognitivas por parte de los usuarios o los operarios.

La ergonomía cognitiva surge en los años 70 con el desarrollo de la informática y la inteligencia artificial, y se diferencia de la ergonomía física en que se centra en los aspectos psicológicos del trabajo, más que en los físicos. La ergonomía cognitiva busca optimizar la relación entre el ser humano y el sistema, evitando la sobrecarga mental, el estrés, los errores y los accidentes.

Un ejemplo de aplicación de la ergonomía cognitiva es el diseño de los mandos a distancia para televisores. Estos dispositivos deben tener un tamaño adecuado para ser sujetados con una mano, unos botones claramente diferenciados por forma, color y posición para facilitar su identificación y uso, y una retroalimentación sonora o visual que confirme que se ha pulsado el botón correcto.

Principales autores de la ergonomía cognitiva

La ergonomía cognitiva es un campo multidisciplinar que ha contado con la contribución de numerosos autores provenientes de diferentes áreas del conocimiento. Algunos de los más destacados son:

  • Donald Norman: psicólogo e ingeniero estadounidense, considerado uno de los padres del diseño centrado en el usuario. Es autor de libros como The Design of Everyday Things (1988), donde expone los principios básicos para crear objetos y sistemas fáciles de usar y entender.
  • Raja Parasuraman: psicólogo indio-estadounidense, pionero en el estudio de la atención y la carga mental en contextos complejos. Es autor de libros como Neuroergonomics: The Brain at Work (2006), donde explora las aplicaciones de las neurociencias al diseño ergonómico.
  • Jens Rasmussen: ingeniero e informático danés, experto en el análisis de los factores humanos en sistemas sociotécnicos. Es autor de libros como Risk Management in a Dynamic Society: A Modelling Problem (1997), donde propone un modelo para evaluar los riesgos asociados a las decisiones humanas en sistemas dinámicos.
  • Christopher Wickens: psicólogo e ingeniero estadounidense, especializado en el estudio de la percepción, la atención y el rendimiento humano en sistemas aeronáuticos. Es autor de libros como Engineering Psychology and Human Performance (1984), donde presenta los fundamentos teóricos y metodológicos de la psicología aplicada a la ingeniería.
Interacting with a computer

¿En qué líneas se subdivide la ergonomía cognitiva?

La ergonomía cognitiva abarca diferentes líneas de investigación e intervención, según el tipo de sistema, tarea o problema que se aborde. Algunas de las más relevantes son:

Interacting
  • Interacción persona-computadora (HCI): se ocupa del diseño, evaluación y uso de las interfaces informáticas, tanto hardware como software, para facilitar la comunicación entre el usuario y el sistema.
  • Interacción persona-máquina (HMI): se ocupa del diseño, evaluación y uso de las interfaces físicas que permiten al usuario controlar una máquina o un dispositivo electrónico.
  • Interacción persona-vehículo (HVI): se ocupa del diseño, evaluación y uso de las interfaces que permiten al usuario conducir o pilotar un vehículo terrestre, aéreo o marítimo.
  • Interacción persona-ambiente (HAI): se ocupa del diseño, evaluación y uso de los espacios físicos donde se desarrollan las actividades humanas, tanto laborales como domésticas o recreativas.
  • Interacción persona-persona (HPI): se ocupa del diseño, evaluación y uso de los sistemas que facilitan la comunicación y la colaboración entre personas, tanto presencial como virtualmente.

Principales factores de riesgo que busca controlar la ergonomía cognitiva

La ergonomía cognitiva busca controlar los factores que pueden afectar negativamente al bienestar y al rendimiento humano en las interacciones con los sistemas. Algunos de estos factores son:

No stress
  • La carga mental: es el grado de demanda cognitiva que implica una tarea o una situación. Una carga mental excesiva puede provocar fatiga, estrés, distracción y errores.
  • El estrés: es la respuesta fisiológica y psicológica ante una situación percibida como amenazante o desafiante. El estrés puede alterar el estado emocional, la motivación y el rendimiento humano.
  • Los errores: son las acciones o decisiones que no logran alcanzar el objetivo deseado o esperado. Los errores pueden tener consecuencias graves para la seguridad y la calidad del trabajo.
  • Los accidentes: son los sucesos no deseados ni previstos que causan daños a las personas o a los bienes. Los accidentes pueden ser provocados por fallos técnicos o por errores humanos.

Métodos de identificación y evaluación de factores de riesgo

La ergonomía cognitiva utiliza diferentes métodos para evaluar los factores de riesgo que pueden afectar a las interacciones entre el ser humano y el sistema. Algunos de estos métodos son:

  • El análisis de tareas: es un método que consiste en descomponer una tarea en sus componentes básicos (objetivos, acciones, recursos) e identificar los requisitos cognitivos que implica cada uno.
  • El análisis del error: es un método que consiste en identificar las causas y las consecuencias de los errores cometidos por los usuarios u operarios en una tarea o un sistema.
  • El análisis del riesgo: es un método que consiste en estimar la probabilidad y la severidad de los accidentes potenciales que pueden ocurrir en una tarea o un sistema.
  • La medición fisiológica: es un método que consiste en registrar variables fisiológicas (como el ritmo cardíaco, la presión arterial o la actividad cerebral) que reflejan el estado mental del usuario u operario durante una tarea o una situación.
  • La medición subjetiva: es un método que consiste en recoger las opiniones o las sensaciones del usuario u operario sobre una tarea o un sistema mediante cuestionarios o entrevistas.

En definitiva, la ergonomía cognitiva es una disciplina que tiene como objetivo mejorar el bienestar y el rendimiento humano en las interacciones con los sistemas. Para ello, aplica los conocimientos de la psicología básica al diseño de entornos de trabajo

Relación entre ergonomía cognitiva y psicosociología

La ergonomía cognitiva y la psicosociología laboral son dos disciplinas que se centran en el estudio de los factores humanos en el entorno laboral, pero se enfocan en aspectos diferentes.

Por un lado, la ergonomía cognitiva se ocupa de cómo los procesos mentales y la capacidad cognitiva de las personas interactúan con los sistemas y entornos de trabajo. Se centra en comprender cómo las tareas y las demandas del trabajo pueden afectar la cognición, la percepción, la atención, la memoria y otros procesos mentales. Esta busca optimizar el diseño del trabajo y los sistemas para mejorar el rendimiento, la eficiencia y la seguridad de los trabajadores.

Por otro lado, la psicosociología laboral se enfoca en el estudio de los factores psicológicos y sociales que influyen en el bienestar y el comportamiento de los trabajadores en el contexto laboral. Examina aspectos como el estrés laboral, la satisfacción laboral, la motivación, la comunicación, el liderazgo y las relaciones entre los trabajadores. Esta rama de la ciencia pretende comprender cómo estos factores afectan la salud mental, la calidad de vida y el desempeño de los empleados, y cómo se pueden mejorar las condiciones de trabajo.

Aunque la ergonomía cognitiva y la psicosociología laboral abordan aspectos diferentes, se complementan entre sí. Ambas disciplinas reconocen la importancia de adaptar el trabajo a las capacidades y necesidades de los trabajadores, y ambas buscan mejorar la calidad del trabajo y el bienestar de los empleados. La ergonomía cognitiva puede contribuir al diseño de sistemas y tareas que minimicen la carga cognitiva y promuevan la eficiencia y la seguridad, mientras que la psicosociología laboral puede proporcionar información sobre los factores sociales y psicológicos que pueden influir en la adaptación de los trabajadores al entorno laboral.

En resumen, la ergonomía cognitiva y la psicosociología laboral comparten el objetivo de mejorar las condiciones de trabajo y el bienestar de los empleados, pero se enfocan en aspectos diferentes relacionados con la cognición y los factores psicosociales, respectivamente.

Licencia Creative Commons
Ergonomía cognitiva por Gustavo Fornés se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.